AMBAR

FB_IMG_1546170500424

Hoy a las 16:25 nos ha dejado Ámbar, tras 16 años y siete meses de amor incondicional.

No hay palabras para describir lo que siento, tan solo la necesidad de expresar aquí lo importante que ha sido en mi vida!

Se ha ido sin más, sin ruidos, sin aspavientos y por desgracia muy rápida y súbitamente. Tanto que aún me parece sentirlo encima mío mientras escribo estas palabras.

Ha sido de forma tan brusca e inesperada que no me lo puedo creer!!. Mi cuerpo y mi ser creen que cuando me levante de la silla me lo voy a encontrar en la cocina o encima de mi cama, como solía estar cuando no estaba encima mío.

Se que su alma pura y desinteresada está ahora en un sitio maravilloso pero, sincera y egoístamente, preferiría que estuviera ahora aquí conmigo, que estuviera encima de mis piernas, sentir su peso y tener que moverme un poco para que la circulación de mis piernas se restableciera, acariciando su lomo para conformarle por el movimiento.

Preferiría tener que seguir limpiando su arenero, regañarle cuando arañaba lo que no debia o apartarle un poco cuando no me dejaba moverme en la cama porque eso significaría que aún está conmigo.

El siempre ha estado ahí, en las duras y en las maduras, en todos mis traslados de casas, cuando me tenía que ir por circunstancias no muy buenas, embalaba todo lo mío lo cargaban los de la mundazas y yo con Ámbar a mi lado me iba sin mirar atrás. Él era mi tabla de salvación, lo constante en mi vida. Salía con él por delante y de frente  y hasta que Ámbar no daba el visto bueno a la nueva casa no me sentía tranquila.

Cuando llegaba a casa después de trabajar tenía un ritual precioso: siempre, como sabía mi rutina de ir directamente a mi habitación para cambiarme, él corría hacia la cama se subía encima y reclamaba sus caricias. Si por cualquier circunstancia yo me retrasaba o hacía otra cosa, iba a buscarme y me maullaba a modo de regaño como diciendo ” qué haces?, Vamos para la habitación!”.

Se que hay gente que no entiende el porque los que convivimos con animales les tenemos tanto aprecio y les echamos tanto de menos cuando no están. Pero es que la cuestión está ahí: hay que convivir con ellos para poder apreciar, saborear y comprender cómo son estos maravillosos seres. Hay que estar con ellos día a día para ver su cara de puro amor incondicional y derretirse al ver que hagas lo que hagas y estés cómo estés ellos están siempre a tu lado y además con pura adoración y sin pedir nada a cambio! Bueno sí, algo si piden: un poco de atención.

Si no convives con ellos nunca lo podrás saber y mucho menos apreciar. Y claro, tampoco podrás tener ni la más remota idea de que hablamos y de lo que sentimos y por ello nunca nos podrás entender.

Este es mi pequeño homenaje a Ámbar.

Nunca tendré tiempo bastante para agradecerte lo que has hecho por mí durante todos estos años. Creo que jamás te llegare a dar tanto amor cómo el que me has dado tu a mi!.

Lo que sí deseo y pido es que cuando me muera pueda volver a verte y pueda volver a abrazarte para intentar expresarte todo o que siento por ti mi bebé!!!

TE QUIERO AMBAR! JAMAS TE OLVIDARE!

Namaste mi bebé!!

 

 

 

 

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Nuria dice:

    Lo siento muchisimo y se lo q estás pasando,ha sido bueno hasta para marcharse un abrazo muy fuerte y todo mi cariño para sobrellevarlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s