ALBÓNDIGAS DE QUINOA

60523A17-3DDD-4CA8-900E-4D1037EED7F5.jpeg

Hoy voy a daros la receta de unas albóndigas de quinoa que poco tienen que envidiar a las de carne. Siempre que las hago en casa gustan muchísimo y los no vegetarianos me dicen que su textura es muy similar a la de las albóndigas de carne.

Pero primero quiero hablaros de las propiedades de los ingredientes que llevan mis albóndigas para que sepáis que cuando las comáis os estaréis tomando un alimento supercompleto, libre de gluten y totalmente vegano.

  • La quinoa se trata se un pseudocerial, ya que es una semilla pero con propiedades de un cereal. Tiene un alto contenido en proteínas, mucho mayor que el de cualquier cereal, menor contenido en hidratos y su aporte calórico es también inferior. Además es rica en omega 3 y 6, buenos para el corazón. Fuente de fibra, que aparte de saciante, es indispensable para el buen funcionamiento del tránsito intestinal. Es rica en minerales como el potasio, magnesio, zinc, hierro y calcio y posee vitaminas del grupo B y E. Vamos que es una joyita de alimento.
  •  El Ajo tiene propiedades antifúngicas, antimicrobianas, es caridosaludable, ayuda a nuestro sistema inmunitario, es anticancerígeno y antioxidante, todo ello gracias a la alicina, compuesto azufrado que le da el olor característico  cuando se corta o machaca.
  • El perejil es bueno para limpiar los riñones por sus propiedades diuréticas, para la digestión, mejora la hipertensión y la osteoporosis, es muy rico en vitamina C y en calcio fósforo y azufre y por su alto contenido en hierro se recomienda a personas con anemia.
  • El vinagre de balsámico ayuda a combatir la hipertensión, el colesterol, es aliado para prevenir el cáncer gracias a su contenido en polifenoles,  ayuda a perder peso e incluso se esta estudiando su uso para regular los niveles de azúcar en la sangre, aparte de que, no cabe duda, aporta de un rico sabor a las comidas y como vais a comprobar en mi receta, no solo se puede usar en ensaladas.
  • La salsa de soja aporta hierro, calcio, potasio, yodo, zinc, magnesio, vitamina A,C,D,E y varias del grupo B,  proteínas y también contiene carbohidratos.

Preparación para unas 16/18 albóndigas.

  • Lavamos y escurrimos dos tazas de quinoa que después coceremos en tres tazas de agua por cada una de quinoa. Suele estar cocida en unos veinte minutos pero si tenéis dudas en los paquetes vienen las instrucciones; yo he comprobado que su cocción es muy similar a la del arroz (una quinoa que esta muy bien de precio y es bio la venden en el LIDL). Después la dejamos enfriar para poder trabajar con ella. Yo la suelo dejar cocida la noche anterior y así por la mañana ya puedo aliñarla, o bien nada más levantarme mientras me estoy duchando.
  • No se si ya habéis comido quinoa, pero por si no lo sabéis, una vez cocida su textura es bastante suelta por lo que yo he ideado un truco para hacerla más compacta y manejable, sin que pierda su cualidad crujiente. Para ello hago una especie de bechamel pero, en vez de utilizar leche, la hago con caldo de verduras o, si no tengo en ese momento, agua y harina de arroz (para esta cantidad de quinoa yo utilizo unas dos cucharadas rasas de harina y añado agua hasta que me sale una salsa fluida) una vez que esta hecha la salsa y antes de retirar del fuego, le añado la quinoa y la envuelvo bien quedando así más compacta y manejable.
  • La dejamos en un bol y mientras se enfría se le añade un par de dientes de ajo muy picadito, un buen puñado de perejil picado muy finito, un buen chorro de vinagre balsámico (el vinagre, aparte de darle un sabor muy rico, le va a dar color a la quinoa con lo que así va a parecerse más a carne picada una vez hechas las albóndigas), otro chorro de salsa de soja y unos dos pellizcos de sal. Tanto la sal como el vinagre y la soja va en gustos por lo que ir probando la quinoa hasta que tenga el sabor que deseáis, más o menos fuerte, según os apetezca.
  • Dejamos reposar la mezcla al menos una media hora para que se integren los sabores y ya podemos empezar a formar las bolas de las albóndigas para después freírlas en abundante aceite de oliva bastante caliente. Yo las envuelvo en pan rallado para que cojan menos aceite, aparte de que así quedan más crujientes.

Bueno, pues esta es la receta de mis albóndigas de quinoa. El plato lo suelo acompañar con una buena ensalada haciéndolo así aún más completo.

Espero que os gusten y las disfrutéis y si os apetece dejarme vuestros comentarios que me harán mucha ilusión.

Saludos y besos desde el corazón ♥♥.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s